zone-nights-sounds-of-spuntnik-ummagma-c

Sonará pretensioso, pero el dreampop siempre me ha parecido que es música para una élite. No una élite económica o intelectual, simplemente una élite sensorial. Personas que pueden sentir mucho y que potencializan su sentir con música como ésta, que es inmersiva, triste y melódica.

Pocos géneros tienen la habilidad para atrapar a sus escuchas de la forma en como el dreampop lo hace. ¿Quién no recuerda la primera vez que escuchó a Cocteau Twins?

Pues bien, he vuelto a sentir lo mismo al momento en el que puse play al disco debut de una banda rusa llamada Sounds of Sputnik. El ser arrastrado por las lentas guitarras y la dulce voz de una mujer, encerradas dentro de una canción.

New Born” es la canción que le da su título al disco y es una verdadera belleza en la que un piano sirve como base e introducción a una pieza llena de guitarras distorsionadas. Aquí la banda shoegazera ucraniana de Ummagma colabora al prestar a Shauna McLarnon para las vocales. El track crece al integrarse elementos a la armonía, que con el tiempo termina dejando atrás la sensación de libertad que el piano daba en su soledad. La estructura pop de la canción le da además un coro bastante pegajoso.

El disco sigue con “Light Scheme“, sencillo en la cual los dos Ummagma hacen aparición en las vocales. Las capas de guitarras de los rusos le dan una profundidad con cierto aire de misterio a la canción, una pieza mucho más enfocada a los juegos con los efectos que a la melodía persé.

En “Blizzard” la banda da su única composición sin colaboradores de ningún tipo, siendo una canción totalmente instrumental en la cual sólo intervienen tres guitarras, un set de batería, un par de cascabeles y un sintetizador que se muestra bastante hiperactivo en ocasiones. Hay en el fondo una guitarra que es tocada con arco, a la Sigur Rós, que ayuda a darle un poco de energía a la pieza que es en su inicio bastante lenta.

Shades of Cosmos” sigue la línea de la canción anterior, aunque contiene una sección rítmica mucho más marcada. La colaboración de Graham Bonnar (baterísta de Swervedriver) en el tema es de notar, pues aunque el bajo también se muestra mucho más firme que en las otras piezas, la batería toma por primera vez un lugar protagónico dentro del material.

El disco cierra con “Overdrive“, en la que Shauna vuelve a aparecer en lo que parece ser un viaje sonoro que juega muchísimo con el phaser en todos los elementos. Es una canción bastante más energética que las demás del disco y es muy dinámica en cuanto a la entrada y salida de elementos. Una pieza que llega a sorprender y que por lo mismo puede resultar hasta adictiva.

Si te gusta el dreampop, Sounds of Sputnik será sencillamente el mejor descubrimiento que tendrás en este mes. Así que lanzate ya a escuchar este disco lleno de melancolía y guitarras escondidas.