DUFFY-BOWIE-EYES-CLOSED-ALADDIN-SANE_highres

Que haya muerto Bowie no significa que ha muerto una persona famosa o un músico “legendario” más. Bowie es un icono único en su clase, su simple imagen es un icono que va más allá del impacto que cualquier otro músico ha tenido o tendrá. La imagen de Ziggy Stardust siendo partido por un rayo justo a mitad de su cara, la mejor representación gráfica de la dualidad de la mente, es no sólo la portada (del disco Aladdin Sane) sino la fotografía más icónica que se le ha hecho a una figura pública, sea del aspecto público que sea.
El creador de más de una veintena de discos clásicos, todos son clásicos; la revolucionaria teatralidad que mostraba sobre el escenario; su visionaria forma de ver a la música y a la industria de ésta además de su trabajo fuera de la música (que vamos es probablemente el solista, considerando su impacto y su popularidad, más importante de la historia), sino también en el cine, en teatro e incluso en videojuegos y cuestiones de marketing hacen de la muerte de David una pérdida directa para la cultura.

 


Mi primer acercamiento a su trabajo no fue por la vía de su material más reconocido (la música), el primer impacto que tuve fue cuando le veía colaborando con Jim Henson en las películas que me colocaba mi madre para ver en nuestras tardes de películas, especialmente sus escenas en “Laberinto”, siendo el duende más extraño de entre todas las marionetas y títeres que brincaban y bailaban alrededor de su personaje, en escenarios salidos de la imaginación de M.C. Escher y con números musicales que él mismo escribió junto a Henson. Su personaje inspiraba terror, pero al mismo tiempo el actor le otorgó su característica individual, el ser sumamente carismático. Bowie dijo sobre su trabajo en la película que lo aceptó debido a que quería hacer algo que interesara a niños pequeños, así también como a sus padres. Seguramente nunca imaginó que muchos seríamos atraídos al trabajo de su vida gracias a su aparición en ese filme.
En la secundaria me acerqué por primera vez directamente a su música, siendo Space Oddity la primera canción que escuche a consciencia de él, la secuencia en la que sale el Mayor Tom de su nave espacial y flota en el espacio, ese sentimiento de que él está experimentando algo completamente nuevo y que le ha encantado, es el mismo que tuve tras escuchar la canción. Todo el imaginario espacial, la emoción de éxito y de felicidad que transmite la canción del Mayor Tom fue más que suficiente para adentrarme a escuchar su discografía lo más rápido posible: casi un mes :P.

 


Hunky Dory” continua con tal sentimiento, pues aunque el disco en su totalidad es una joya que fácilmente se puede categorizar como uno o el mejor disco de pop de todos los tiempos, es Life on Mars? la canción que nos introduce a Ziggy Stardust, una bella melodía creada con el piano de Rick Wakeman combinada con escalas de cuerdas y una lírica poética y sin sentido hace que Bowie haya sido el primero en establecer dentro del pop la necesidad en el escucha de otorgarle un significado propio a la canción, Ziggy Stardust puede ser lo que nosotros queramos que sea, es por ello que el disco que lleva su nombre empieza con una canción tan triste como “Five Years”. Es hoy en día imposible encontrar a un artista personificado que muestre tanta intensidad en una canción como aquella de Bowie en Old Grey Whistle. Se le quiebra la voz mientras canta esta historia ficticia del momento en el que se enteró que su plantea sería destruido. La misma intensidad que ahora todos los seguidores de Bowie encuentran en la noticia de su muerte.

Las obsesiones y el imaginario de David nunca se mantuvo quieto y mientras más discos lanzaba más se impregnaba en nuestra mente que es el verdadero camaleón, aquel artista que podría intentarlo y hacerlo todo a la perfección (tras una década de tropiezos hay que decirlo).
Pasando su etapa “espacial” se adentró cada vez más al jazz y en el sonido de la música “negra”, para darle una oportunidad a la comercialización del krautrock, para después ganar popularidad siguiendo a toda la escena dance ochentera, retomando siempre elementos del trabajo de otros, pero de una forma tan interesante.
Bowie es probablemente la persona más querida dentro de la industria de la música, él, el único músico que entendía con anticipación lo que estaba pasando dentro de la industria apoyó siempre a los nuevos talentos, aunque también gracias a su acercamiento con ellos pudo tomar influencia de estos y presentarse siempre como un músico vanguardista, que cada disco que lanza muestra una nueva cara para su música y para el arte en general. Su influencia dentro de la moda, el teatro, el arte plástico e incluso su apoyo a industrias como los videojuegos y su forma siempre visionaria de mantener contacto con sus fanáticos y de presentar su trabajo son sólo muestras de su genio.

Decidió despedirse de este mundo regresando al espacio, de la forma en cómo se presentó, pero ahora no sería aquel Major Tom flotando en el espacio por primera vez o aquel Ziggy Stardust con ganas de cantar desde las alturas a los niños que nunca habían escuchado algo parecido, esta vez sería una estrella negra y compleja.
Tony Visconti, quien fue el productor de toda la vida de David Bowie, publicó en su perfil oficial de Facebook lo siguiente:

“Él siempre hacia lo que quería hacer. Y lo quería hacer a su manera, la mejor manera. Su muerte no fue diferente a su vida-un trabajo artístico. Él hizo Blackstar para nosotros, su regalo de despedida. Supe desde hace un año de que así sería como terminaría. Aunque, de todas maneras, no estaba preparado para esto. Él fue un hombre extraordinario, lleno de amor y de vida. Siempre estará ahí con nosotros”.

 

 

Su impacto dentro de todas las personas que se dicten sean sensibles al arte es indudable y hoy más que nunca, no hay banda o solista por más popular o underground que sea que hoy no haya resentido la muerte de David, no hay diseñador, cineasta, escritor e inclusive periodistas cuya muerte no le ha llegado de sorpresa. Hoy las calles de Londres están llenas de gente cantando sus temas clásicos… Desde Space Oddity, hasta Black Star, canciones tan diferentes como Changes o Sound and Vision, pasando por clásicos que todos han escuchado como Star Man o Heroes, hasta B-Sides que han sido igual de influyentes como Crystal Japan.
Hoy es el día para despedir a la última y más grande figura que la música nos ha aportado, descanse en paz Ziggy Stardust, Thin White Duke, David Bowie, su trabajo siempre estará vivo.