El fenómeno de las adaptaciones cinematográficas de best sellers sigue su racha arrasadora. Tras mucha anticipación, Yo Antes de Ti, basada en el libro homónimo de Jojo Moyes, ha llegado a las pantallas grandes. Y bueno, entrega lo que se espera: una celebración de los clichés románticos y las líneas cursis que hará suspirar a los fanáticos del escrito, pero que difícilmente ofrecerá un tema de conversación entre los no iniciados.

ME BEFORE YOU

Luisa Clark (Emilia Clarke) es una joven distraída y extravagante, pero de buenas intenciones, que tras perder su empleo en una cafetería deberá aceptar un trabajo cuidando a Will Traynor (Sam Claflin), un joven empresario millonario que perdió la movilidad del cuerpo tras un accidente.

Básicamente, la historia sigue al pie de la letra los manuales del chick flick. Tenemos a la hermosa protagonista que no cree ser la gran cosa, el joven apuesto que le hará ver lo especial que es, la música pop suave con nombres como Ed Sheeran sonando en todo momento, los lugares elegantes, los problemas del primer mundo. Y por lo que es, realmente no se le puede culpar. Conoce sus limitaciones y las tapa con una saludable dosis de humor. Tiene su encanto, vaya.

ME BEFORE YOU

Yo Antes de Ti marca el debut cinematográfico de Thea Sharrock, quien cuenta con un pasado en el teatro que se nota en su rimbombante puesta en escena. Tiene algunos detalles interesantes, que nos hacen desear que no se encasille en el género. El guion, adaptado por el propio Moyes, tiene un problema en el excesivo pesimismo con que afronta algunos temas. No entraré en demasiado detalles para evitar spoilers, pero en cuanto empiezan los créditos, es fácil encontrarse estupefacto por la recta final de la cinta. Sin lugar a dudas generará muchos debates.

Clarke es un auténtico regalo para los realizadores. Más allá de su fiero papel de Khaleesi, entrega con toda naturalidad a una Luisa Clarke alegre, despreocupada y sencillamente encantadora, que se roba todas y cada una de sus escenas. Claflin está muy limitado, pero cumplirá con su función de enamorar a quien guste de este estilo. Los secundarios, entre quienes encontramos ni más ni menos que a Charles Dance (Tywin Lannister) y Matthew Lewis (Neville Longbottom), lo hacen muy bien.

ME BEFORE YOU

Su apartado técnico está bien cuidado, el vestuario luce todo el tiempo, y pese a un par de efectos CGI cuestionables, es imposible reprochar algo en este aspecto. No obstante, tampoco propone nada nuevo, y va reciclando tomas de otras cintas similares. Además, se apega religiosamente al esquema Nicholas Sparks, provocando la sensación constante de déjà vu.

Resumiendo, es una película con suficientes encantos como para fascinar a su público objetivo, movida por el carisma natural de Emilia Clarke. Conoce sus límites y no intenta tomarse demasiado en serio. Sin embargo, su cuestionable final podría hacer que muchos la detesten, tocando temas muy importantes como si fueran un recurso para manipular las emociones de la audiencia, generando una polémica que no merece un producto así.