Y de repente… ¡Pum! Entramos en doble contingencia ambiental. La ciudad se volvió grisácea. Un manto neblinoso cubrió los edificios, y al cielo no lo volvimos a ver...
Seguir leyendo »