11198478_606532419482623_1384575366_n

Detrás de todo fan de Star Wars, existe un coleccionista capaz de conseguir toda la flota naval del Imperio y hasta la familia Ewok. Son alrededor 38 años los que han transcurrido para completar una de las Sagas más exitosas y reconocidas a nivel mundial, por lo que las figurillas, naves, escenarios y muñecos en ediciones especiales abundan hasta agotar los bolsillos de sus coleccionadores.

El coleccionismo es un arte. Es una forma de llevar en físico las escenas de esa película que tanto nos gustó, o simplemente por la estética de tener un orden a la perfección de un producto en específico. Se conocen coleccionistas de todo tipo de objetos, pero hoy por ser el May the 4th, les hacemos honor a quienes tienen legiones de Stormtroopers en sus hogares.

La colección mas grande y que rompió el Récord Guinness se llama “Rancho Obi- Wan” ubicada en Petaluma, California, donde alberga 300,000 objetos de la cinta. Tal colección la maneja Steve Sansweet, y no solo mantiene objetos y figuras, también cuenta con 3000 posters, libros de 37 países en 34 idiomas (también en Braille) y mas de 30,000 tarjetas, stickers, tarjetas coleccionadoras. La colección fue tan grande que abrió Rancho Obi-Wan en el año 2011.

Como se acaba de ver, el chiste no es solamente juntar las figuras, sino también los inmuebles de la saga, objetos específicos y tener una clasificación, como los que para nada debes sacar de su empaque original hasta los que pueden tener tamaños muy grandes, sin olvidar las naves como el Halcón Milenario, naves rebeldes, AT-ST, naves de la Federación, naves imperiales, etc. Tarjetas en buen estado, corcholatas, cualquier objeto con el logo de Star Wars entra a la colección.

En México existen muchos lugares para agrandar la colección desde tianguis de pulgas en Álvaro Obregón, y varios lugares de la Ciudad en la zona céntrica, convenciones como la TNT, La Mole, y el centro “Tesoros de la Historia” ubicada en el Estado de Querétaro, que alberga objetos de colección de películas, cómics y videojuegos.

La razón principal por la que muchos inician ésta delirante colección, es por el hecho de preservar cierta parte de la niñez y el gusto por la saga en forma de juguetes, “poseerla” por asi decirlo y resulta apasionante mirar el esfuerzo de años por conseguir dichas piezas, puesto que los precios no son muy accesibles. Todo depende del año en que se hizo, la calidad, si es original o recreación por algún artista, si está completo o dañado de la pintura, etcétera.

La edad no es un impedimento para tener un museo de Star Wars en el hogar, hay desde los 7 años hasta los 40 o más de quienes siguen buscando y preservando tales figuras, por lo que nunca se es demasiado chavo o demasiado ruco para seguir coleccionando y por supuesto, ser fan.

Eso sí, la colección nunca termina y menos ahora que se acerca la nueva película de Star Wars: The Force Awakens

11221224_606530492816149_2090448741_o