World of Warcraft ha pasado por un proceso largo y tortuoso para lograr llevar su historia a la pantalla grande. La producción de un live action del famoso videojuego inició hace 10 años, en mayo de 2006, y se vio detenida en múltiples oportunidades debido a parecidos con la saga The Lord of the Rings, la amenaza de Uwe Boll como posible comprador de los derechos, y el abandono de nombres importantes.

Sam Raimi fue elegido para dirigir la cinta, pero en 2013 tuvo que abandonar por diferencias creativas. Fue precisamente ese mismo año que se anunció el nombre del nuevo director: Duncan Jones.

01

¿Quién es exactamente Duncan Jones? La primera aproximación nos lleva irremediablemente a su parentesco con el legendario David Bowie (Duncan es su hijo), pero sería totalmente injusto quedarnos en un plano tan superficial, pues estamos hablando de un sujeto que ha logrado hacerse de un nombre propio en la cinematografía con muy poco material bajo el brazo.

Durante una entrevista con Dailymail en 2011, Jones indicó que su famoso papá intentó por todos los medios que se interesara por la música. “Ciertamente no he usado el nombre de mi padre para darme a conocer. Y afortunadamente, nunca lo he necesitado”, declaró. Sin embargo, su carrera iniciaría como camarógrafo en espectáculos de su Bowie, incluyendo su celebración de 50 años en el Madison Square Garden.

02

Sería en 2003 que Duncan lograría su primer trabajo “en materia”, dirigiendo las partes cinematográficas del videojuego Republic: The Revolution, de Elixir Studios. Posteriormente, en 2006, dirigiría la campaña “Fashion vs Style” de la marca French Connection.  Su visión mostraba dos mujeres peleando y besándose, lo que generó polémica, siendo descrito por el Daily Telegraph como un “Comercial de lesbianas kung-fu”.

En su primera entrevista con The Independent, Jones se mostró nervioso. Reveló que su primer trabajo en la prestigiosa agencia Beattie McGuinness Bungay fue un comercial para el 25 aniversario de papas McCain, al cual describió como “Muy bizarro (…) Tan metido en el estilo de su periodo que estuvo en el borde de ser aburrido, pero medio funcionó.” Ahí mismo, Duncan reveló que intentaba iniciar una carrera como director tras haber completado un curso en la London Film School.

Finalmente, en 2009, Duncan Jones lograría su debut en el séptimo arte, con su espectacular Moon, un drama de ciencia ficción en el que un hombre se enfrenta a la soledad en la Luna. El éxito de la cinta fue tal que se llevó siete nominaciones de los British Independent Film Awards de ese año, ganando dos de ellos (mejor película y director), así como dos nominaciones al BAFTA de 2010, de las cuales logró alzarse con la victoria en la categoría de Debut por un Británico.

Foto: Ian Gavan/Getty Images
Foto: Ian Gavan/Getty Images

Para 2011, su recién ganada fama lo llevaría a estrenar la criminalmente infravalorada Source Code, con Jake Gyllenhaal y Michelle Monaghan al frente del proyecto. Si bien no logró alcanzar las cotas de éxito de su antecesora, la película logró un buen recibimiento, incluyendo el del afamado crítico Roger Ebert, quien la calificó como un “Thriller ingenioso, al que le perdonarás lo absurdo que es porque te dejará perplejo”. Tristemente, se vio un poco opacada en taquillas por la familiar Hop (sobre un conejo CGI).

Tras terminar sus labores con Warcraft en 2015, Duncan anunció su retorno a la ciencia ficción con Mute, un thriller de ciencia ficción con Alexander Skarsgard y Paul Rudd, al cual se refirió en entrevista con Empire durante el estreno de Moon como “su sucesora espiritual”, y un homenaje a Blade Runner.

No queda más que esperar noticias de este director que, con muy poco, ha logrado mucho. Esperemos que con el estreno de Warcraft este 17 de junio, y lo que suceda con Mute, tengamos Duncan Jones para mucho rato.