Unknown
Recuerdo con bastante cariño la primera vez que caí enamorado de la música de Blur. Me encontraba en mi primer año de secundaria, en ese entonces estaba realmente obsesionado por encontrar nueva música (o mas bien música que ya había esuchado en el pasado) además de que Gorillaz era por mucho mi agrupación favorita y se le acercaba Oasis. Ese día yo me encontraba utilizando la computadora de mi madre, estaba investigando sobre la posible visita de Gorillaz a nuestro país (cosa que tristemente no se dio) y de pronto me dieron ganas de checar más cosas sobre ese grupo noventero del mismo vocalista, Blur, yo ya había tratado de escuchar a Blur en ese entonces, terminando con indiferencia ante canciones como Song 2 o Girls and Boys. En ese momento después de scrollear en YouTube durante un rato, decidí entrar a ver el video de “The Universal”. Caí rendido, la música era tan hermosa y a la vez me causaba tanta nostalgia como el video perfecto para mí en esa época; completamente limpio con grandes referencias al cine de Kubrick (tenía poco que había visto Naranja Mecánica y Odisea en el Espacio) además de la aparición de esas bocinas blancas y redondas cuya forma misteriosamente me da mucha melancolía. Desde ese momento en el cual realmente me emocioné con los violines y el coro de la canción, me he convertido en un gran fan de éste cuarteto inglés, todos sus discos los escuché de inmediato y todos obviamente me parecieron obras maestras, me adentré en todo lo relacionado con cada uno de los integrantes incluyendo la campaña política de Dave y la fabrica de quesos de Alex, me involucré con fuerza en discusiones Blur vs Oasis en diversos grupos de facebook, conocí a varios de mis mejores amigos gracias a la banda y viví dos de los mejores conciertos de mi vida coreando sus canciones tristes pero alegres a la vez.
Era de esperar que cuando la NME anunció en la noche del 18 de febrero que Blur iba a anunciar su nuevo disco en unas horas, me emocioné bastante y así fue pues el 19 de Febrero se dio a conocer una de las noticias que he esperado con más ansias en toda mi vida, el lanzamiento de un nuevo álbum de Blur. Éste disco que se lanzará el próximo 27 de Abril (mi cumpleaños n.n) recibió por título “The Magic Whip” e inmediatamente después del anunció se presentó la primera canción de éste, “Go Out”.
La canción que hay que decir que suena mucho al trabajo realizado por la banda en su hasta hace unas semanas último disco de estudio, “Think Tank” (2003), me encantó la primera vez que la escuché, sin embargo, ahora sin la emoción causada por el mero hecho de estár escuchando una nueva canción de Blur, me es realmente indiferente al igual que todo el arte mostrado del álbum (sinceramente es horrible). En los últimos días había estado pensando en si la agrupación hizo bien al confirmar el lanzamiento de un nuevo álbum. Ahora después de meditarlo bien, estoy seguro de que el próximo 27 de Abril estaremos frente a un álbum cumplidor o frente al disco más decepcionante de los últimos años.
¿En realidad necesitamos escuchar un nuevo disco de la banda? yo opino que no y que menos necesitamos escuchar algo creado con las mismas dificultades que “The Magic Whip”. Lo que más me da miedo respecto a éste álbum es su posible calidad puesto que al ser grabado únicamente en un periodo de un mes en un estudio de Honk Kong en lo que los integrantes han llamado uno de los lugares más estrezantes en donde han estado no es muy prometedor, si a eso le agregamos que ninguno de ellos sabía hace un mes (o eso dicen) que el álbum en realidad iba a ver la luz y que además la producción fue terminada una hora antes de dar a conocer la noticia en una conferencia de prensa en Londres, sólo podemos esperar un verdadero desastre.
Además ¿nadie ha pensado que parte del verdadero encanto de Blur es lo que significó para su época y  ésta para la historia del grupo? a mí me parece que sí, Blur es una banda emblemática por ser realmente noventera, la evolución estética y sonora del grupo facilmente puede resumir los estilos más importantes lanzado en los 90s. Blur pasó de ser una banda con estilo shoegaze, a ser la precursora del estilo britpop, a imitar (de forma gloriosa) el estilo de bandas tipo Pavement, a caer en una época depresiva en donde la experimentación sonora no faltó y crear a su alrededor un imaginario un poco freak con sus videos. Ahora que es el 2015 seguramente no tendremos de vuelta con el nuevo disco de Blur una propuesta siquiera parecida a la creada anteriormente por el grupo, olvidense de ese misticismo británico de los 90s, la banda ahora está obsesionada con China y estamos a mediados de los 2010s.
Como otro punto retomemos a la bandas de culto que en estos últimos años han regresado con un nuevo álbum de estudio ¿cuántas han lanzado algo que realmente ha sido recordado? Yo sólo recuerdo con cariño el último disco de Bowie y el de Alice In Chains (que al parecer a nadie más le gustó) cuando en estos años varios de mis consentidos han regresado con disco bajo el brazo, ahí tenemos a Pixies, My Bloody Valentine, NIN, Suede y más… Noel Gallagher ha dicho muchas veces que nunca reformará a Oasis debido a que ahora cualquier banda que vuelve deja de crear expectación cuando mucho un año después de su regreso y yo estoy completamente de acuerdo con él.
Retomando a Noel Gallagher, hace poco dijo algo bastante cierto y a la vez para mí triste sobre lo que puede resultar el nuevo disco de Blur; “puede ser bastante interesante si es parecido a lo que Damon ha estado haciendo en éstos últimos años”. Al igual que Noel veo al próximo álbum de Blur como un proyecto más dentro de la agenda de Albarn, retomando el punto de la esencia de la banda, es realmente imposible que éste nuevo disco suene a Blur y aunque me digan que Graham aportará mucho a “The Magic Whip” o que Blur es una banda de cuatro integrantes, la realidad es que es obvio que Damon está a cargo del proyecto y sinceramente desde mi punto de vista ésta noticia puede perjudicar directamente a un regreso que tenía mucho más sentido, lógica y que podía aportar más a su imaginario, el de Gorillaz.
En fin, éste sólo es un texto lleno de argumentos que pueden ser destrozados (y espero que así sea) el próximo 27 de Abril, día en el cual el regreso de Blur puede o ser una gran decepción o ser el disco que todos nosotros necesitábamos para alimentar nuestra nostalgia. “Yes It Really Teally Really Could Happen”.