article-2097020-119ab08c000005dc-616_964x609

El pasado 9 de diciembre, Madonna recibió el premio de Mujer del Año otorgado por Billboard, regalándonos un discurso donde aborda las dificultades que vivió, y siguen viviendo las mujeres en esta industria, por el simple hecho de ser mujeres:

“Estoy aquí frente a ustedes como una esclava. Oh, quiero decir, una artista femenina. Gracias por reconocer mi habilidad para continuar con mi carrera por 34 años, encarándome a un sexismo y una misoginia evidentes, y constante acoso y abusos sin descanso”.

Tras hablar de la influencia que fue David Bowie para ella, habló del doble estándar que tuvo que enfrentar como músico: “Estaba, por supuesto, inspirada en Debbie Harry y Chrissie Hynde y Aretha Franklin, pero mi verdadera musa fue David Bowie. Él representaba el espíritu masculino y femenino, y eso quedaba conmigo. Me hizo pensar que no había reglas, pero me equivoqué, no hay reglas si eres un chico. Las hay si eres una chica”.

“Si eres una chica, tienes que jugar el juego. Se te permite ser bonita y tierna y sexy, pero no seas demasiado inteligente. No tengas una opinión que está fuera del status quo. Tienes permitido ser deshumanizada por los hombres y vestirte como una puta, pero no seas dueña de tu putería, y no, repito, no compartas tus propias fantasías con el mundo”.

“Sé lo que los hombres quieren que seas, pero más importante aún, haz que otras mujeres se sientan cómodas contigo cuando estás con otros hombres. Finalmente, no envejezcas, porque envejecer es un pecado. Serás criticada y denigrada, y definitivamente no vas a sonar en la radio”.

 

zambie@live.com.mx'

Autor Zam Bie