maxresdefault

No sabes cuánto me hubiera gustado vivir en Ciudad Satélite. Cuando era un niño pequeño era imposible para mí no dejar de emocionarme al ir a visitar a amigos de mis padres por esos lares.

Un centro habitacional que nunca duerme por completo, pero en donde al mismo tiempo nunca pasa nada. Lleno de árboles y casa apiladas donde, excepto por el enorme centro comercial y las principales autopistas, pareciera que siempre estás solo.

El ´Plan Maestro de Ciudad Satélite´,escrito por el arquitecto Mario Paní, describía a la idea general como el crear una zona habitacional similar a los suburbios de las grandes metrópolis de Estados Unidos y otros países donde sus habitantes no tienen necesidad de ir a la zona centro de la metrópoli excepto para trabajar. Con grandes comercios en su interior, zonas verdes perfectas para relajarse y un sistema de transporte que mantendría conectada a toda la ciudad con la zona céntrica.

Un lugar como los que se pintan en las películas que veía en la televisión en Disney Channel o Nickelodeon, o por lo menos lo más parecido en físico a aquellos, el lugar ideal para vivir según aquellas transmiciones. Tranquilo, grande, lejos de la ciudad pero lo suficientemente cerca como para mantenerse conectado. Un hogar con el completo uso de la palabra, así como en aquellos programas, con todo tu círculo social cerca y todo lo necesario convenientemente a tu alcance… cómodo.

Es un lugar en el cual todos quisieran vivir y es una estúpidez. Una fantasía dañina e inalcanzable, así como todo el estilo de vida americanizado al que querémos llegar, sin importar que aquel objetivo sea impuesto por alguien más.

El ahora duo tijuanense de Mint Field logró transferir toda la emoción de desamor e irrealidad que genera en cualquiera el pensar que lo que desea es una fantasía en su último sencillo titulado románticamente como “Ciudad Satélite“.

Un track con tintes de dreampop de siete minutos que con el uso de susurros, un bajeo tranquilo que fluye a lo largo de la canción con 3 trastes y dos guitarras atmosféricas se para firme como una de las canciones más hermosas y sentimentalistas de lo que va del año. Su punto máxio llega junto a la voz de Estrella, quien somnolientamente canta: “Hoy mis ojos ya cansados de tanto buscar, Mis fantasías me hacen daño, No te voy a encontrar

La canción tiene aun más significado en la historia de la banda puesto que se lanzó poco después del anuncio de su incorporación al cartel de Coachella, el festival de California. Un hecho de fantasía para casi cualquier banda, tomando en cuenta la importancia y significación que tiene el evento, un acercamiento a aquel estilo de vida de ensueño al que todo artista quiere llegar.

Incluso hace poco vi el post de una banda que felicitaba a Mint Field por tener una sesión en KRCW de la siguiente manera: “felicitamos muchísimo a nuestros amados Mint Field que están viviendo el sueño, ojalá a más bandas mexicanas se nos haga tocar por allá”

tumblr_o4wafdYTOO1qgxr1uo1_1280