El anuncio del inicio de un Dark Universe con monstruos clásicos de Universal Pictures fue una de las noticias más prometedoras de los últimos tiempos. No obstante, la contratación de Tom Cruise dejó temores sobre la dirección que este tomaría, mismos que se vieron materializados con el estreno de La Momia.

Alex Kurtzman dirige este desastre que, en su mejor momento entretiene moderadamente, y en su peor versión es un aburrido vehículo de exposición para la generación de un universo cinematográfico.

La película falla estrepitosamente en generar su propia identidad, quedándose a medio camino de todos los géneros que intenta tocar. El esqueleto básico es el de una cinta de acción, que por momentos intenta suerte con la comedia slaptick, el cine de aventuras (copiando aquella versión de Brendan Fraser) y el terror. El resultado es una insatisfactoria mezcla que no define nunca su público objetivo.

Tom Cruise y Annabelle Wallis están fatales como la pareja protagónica. Su química es nula, y ellos mismos parecen luchar para entender el tipo de interpretación que se requiere. Sofia Boutella y Russel Crowe claramente no se toman las cosas tan en serio y se dejan llevar por su personaje, siendo una de las pocas partes divertidas de la cinta.

El inicio muestra todos los problemas de La Momia, entrando con una narración que introduce al universo, seguida de un flashback para presentar la historia de su antagonista. Esta tendencia no se corrige nunca, cortando el desarrollo de los personajes en todo momento, frustrando cualquier tipo de fluidez narrativa.

Todo esto construye un clímax genérico del cine de superhéroes, que mientras más se piensa, menos sentido tiene. Por si fuera poco, el CGI es sumamente irregular, llegando a sacar de la historia varias veces. En el lado positivo, se puede mencionar un diseño creativo de criaturas, algunos visuales suficientemente espeluznantes y un par de riesgos en su nivel de violencia.

Al final, La Momia es un arranque muy malo para el Dark Universe. Sin embargo, si algo hemos aprendido últimamente es que la esperanza no muere, y esperamos que Universal comprenda mejor el tipo de película que quiere en la siguiente entrega.

Autor Fernando