13566929_678710708949485_4256799548073276829_n

Una semana le basto al trío capitalino para grabar, producir y lanzar su último sencillo: La Unión.

La canción, que cuenta con la colaboración de María y Judas el Desgraciado, es una pieza que más que devolvernos a aquellos amigos tumblereros, desmadrosos y divertidos da un giro de 90 grados a su imagen. Con un sonido fresco, complejo y mucho más obscuro de lo que nos tenían acostumbrados.

La Unión no contiene aquellos coros pegajosos que en Girls EP o Teenage Ways hicieron que la chaviza loca se enamorara del trío. En su lugar la canción se desarrolla como una pieza bastante más depresiva. El toque de shoegaze que el grupo siempre cargó ahora se ve exponenciada al agregar la voz de María, melancólica. Los bajos al más puro estilo de Wire o Joy Division, que obtuvieron una resignificación en los primeros materiales de la banda, esta vez dejan de ser divertidos para pasar a dar un feel  clasutrofóbico.

Es una completa resignificación a la propuesta que desde hace tres años ha logrado establecerse como una de las más interesantes y prometedoras de la industria independiente del país. Una que le viene muy bien a su sonido, esperemos a ver qué tal combina esto con el resto de su repertorio y si seguirán bajo esta nueva linea para su siguiente material, que así parece ser.