944917_821594377945058_7290052499483499209_n

De niño La Divina Comedia me interesó en demasía, sabía que era un libro que cualquier persona medianamente culta debía de leer y que estaba lleno de tópicos fuertes y obscuros. El de Dante era un trabajo del cual, en papel, me podía identificar y sentir fuertemente ligado. Yo ya amaba intensamente los escritos de Edgar Allan Poe y de H.P. Lovecraft, entonces, ¿porqué no leer más literatura “gótica” rodeada de mitología y de momentos intensos?

Leí dos o tres veces la Divina Comedia y pretendí hacerme saber que me encantaba. En realidad no entendía nada, no entendía ni pio. Sólo que había un tipo caminando a travéz de diversos círculos en compañía de varios maestros y que hablaba con poetas atrapados dentro. Pero me hacía sentir bien el pretender que me atrapó.

A la misma edad si me hubiera topado con el segundo Ep de esta banda irlandesa llamada Tuath, me hubiera mojado los calzones y hubiera gritado a los siete vientos mi descubrimiento.

No me lo tomen a mal, la música de Tuath es simplemente exquisita, la forma en como construyen cada una de sus canciones mezclando géneros como el shoegaze y el downtempo con un saxofón es ya icónica para los amantes de la neo-psicodelia. Al igual que la forma en como juegan con los idiomas, su primer disco está completamente en irlandés.

Es sólo que Tuath suena exactamente a lo que un adolescente presumiría de conocer para hacerse pasar por alguien listo. Influencias de bandas como Suicide, Throbbin Gristle, Cocteau Twins y Boards of Canada son notables. Al igual que una pizca de Mercury Rev, The Brian Joneston Masacre y de los primeros Flaming Lips.

“Existence is Futile” empieza entonces con la canción que le da su título al Ep, una canción brillante llena de loops matemáticamente colocados con sus osciladores. La canción crece en conjunto con los elementos electónicos creando un paisaje lleno de misterio, cautivante y capturador del cual es difícil escapar. El tema es tan pegajoso como esos árboles de los cuales Dante no podía escapar en el cuarto… o quinto círculo del infierno. Hasta que explota y se libera, tal como la canción se deshace de sus elementos y la voz cobra protagonismo en conjunto con un solo progresivo de guitarra.

What Do You Want Me To Be es una canción de shoegaze que juega con aerófonos de una forma quasi-mística. Es una canción que, tal como Mercury Rev, te transporta mediante sus sonoridades a una época celta. La banda adora sus raíces irlandesas y lo hacen notar en esta pieza explosiva e igual de atrapante que su anterior tema.

En Take Refuge los irlandeses se ponen más pesados y con esa sensación ofrecen una canción más centrada en la cuestión rítmica y fuerza de la batería. Las guitarras, tres, se encuerdan entre ellas formando una pieza de shoegaze bastante salvaje. Los gritos del vocal no se hacen esperar mientras el saxofón sólo sirve de compañía para la armonía marcada y creada por las guitarras y sus efectos.

Y así el Ep llega a su fin con Pool, un tema instrumental que crece con el cambio de octavas cada cuatro tiempos dentro de su guitarra rítmica y que, en conjunto con la entrada y salida de elementos a su alrededor logra crear una pista comparable a cualquier canción de la banda de post-rock Slint.