landscape-1426091735-hbz-kim-gordon

Después de revolucionar la escena musical ochentera con Sonic Youth y adentrarse en el noise con Body/Head, Kim Gordon estrena Murdered Out, su primera canción como solista. Se trata de un rock industrial cargado de distorsión, con Stella Mozgawa, de Warpaint, en la batería.

La letra, compuesta en colaboración con Justin Raisen, quien también fungió de productor, se inspira en la moda de los coches “asesinados”, o “murdered out”:

Cuando me mudé de vuelta a Los Ángeles, me di cuenta de que había muchos autos pintados con aerosol negro mate, vidrios polarizados, logos cubiertos y llantas negras. Ya había visto esto ocasionalmente en el pasado, como parte de la cultura low-rider. Era un reclamo al símbolo corporativo del éxito americano, El auto, desde un punto de vista externo. Un reclamo de rechazo al look brillante y nuevo, a la idea de un nuevo comienzo, la promesa de poder y la libertad a carretera abierta. (Era) como la opción de votar por un ‘ninguno de los anteriores’.

La canción nació de una invitación de Raisen a Kim, quien sobregrabó las guitarras basándose en el ritmo y pista principal que él había arreglado. Kim habla de lo nuevo que es para ella trabajar con alguien “escogiendo mis voces y guitarras y dándoles forma, de una manera”.

En el arte del single, podemos ver a Kim, en blanco y negro, frente a un auto “asesinado”.

“(El “murder out”) es, de cierta forma, tomar las cosas en tus propias manos (…). Parece que la gente está muy frustrada – es la política, cómo el gobierno funciona”.