Fotografía de Desde 1989.
Fotografía de Desde 1989.

 

El año pasado Vaya Futuro editó Perro Verde y Triste, el primer álbum de la agrupación tijuanense con este nuevo nombre, pues su anterior material – Ideas a Medias (2014) – fue lanzado cuando aún eran Celofán. Con ambos álbumes la banda se dio a conocer como una banda de rock suave, con influencias de shoegaze y un poco de noise.

Esta semana agregaron un tópico más a su discografía con el EP El hombre sin cabeza y El baile de los resignados, de este material de once minutos y medio, a pesar de no estar explícitamente dicho, podemos decir que lo conforman dos canciones: “El hombre sin cabeza” y “El baile de los resignados”. Ambas tan contrastantes como peculiares.

Generalmente los EP antes de un disco debut son muestra del sonido que podemos esperar de la banda, son como ensayos hacia una carta de presentación absoluta. Cuando la banda ya ha lanzado algunos álbumes los EP pueden ser momentos de experimentación que son compartidos con el público. Este segundo caso es el de Vaya Futuro.

En la primera mitad del EP la atmósfera creada es tenebrosa. La guitarra, lenta y repetitiva, y el ciclo en la batería son aderezados por una voz que en primer momento es incomprensible pero que si se pone atención no deja duda de la carga tétrica de este tema. Vaya Futuro nunca había sonado tan oscuro, al menos no en grabaciones de estudio.

En “El baile de los resignados” encontramos un ritmo mucho más amigable e incluso bailable. La voz es clara, la letra graciosa, y en general los instrumentos manejan un vaivén de melodías entre tropicales y pop rock.

En conclusión El hombre sin cabeza y el baile de los resignados es un material que saca de los estilos típicos que reconocíamos anteriormente en la banda y que nos deja ver por qué otros sonidos se inclinan, ¿Cuáles de ellos escucharemos en su siguiente álbum?

Este EP fue grabado del 15 al 16 de septiembre, y producido y mezclado por Vaya Futuro (Luis Aguilar, Miguel Ahuage, Aldair Cerezo, Lou Ros y Armando Aguilar) en Estudios Fonobox, y masterizado por justin Douglas en King Electric Studios. El cover del EP es de Alejandro Misteró.