“Utilizar al arte como un canal entre lo eterno y lo que conocemos. No solo retratar la realidad que vemos cotidianamente en mis lienzos. El ver más allá de la ilusión de la materia y expandir las posibilidades pictóricas a niveles infinitos. La creatividad no es más que una proyección de nuestra esencia y eterna presencia. El autoexperimentar con el subconsciente y así conocer el Macro Cosmos .”

 

El arte de Ricardo Lancaster está inundado de raíces, de culturas primerizas y de cosmogonías muy importantes.

  • ¿Cuáles son tus raíces artísticas? ¿En qué te basaste principalmente al inicio? ¿Qué te influenció?

– Mi primer contacto con el arte y la pintura fue desde muy pequeño.[…] Dibujo desde que tengo uso de razón, y siempre me ha gustado comunicar o plasmar todo lo que siento en el papel. Desde ese entonces los temas que se veían en mis dibujos siempre fueron un tanto “raros” o diferentes, ya que plasmaba en ellos seres o personajes que parecían venir de otro planeta. Contaba historias o retrataba escenarios que veía en mi mente que para mí parecían ser muy familiares, aunque realmente no recordaba de dónde. Me gustaba dibujar con lápices, pero lo que más me gustaba era utilizar una pluma común que encuentras en cualquier papelería. Después me anime a utilizar el acrílico de una forma autodidacta, ya que nadie me enseñó ni me dijo como usarlo. Y ahí fue en donde me encontré, ya que podía darle color a todos esos dibujos en blanco y negro y así “traerlos a la vida”.

El esoterismo o la espiritualidad en mi trabajo es la piedra angular o fundamental de mi obra. […] El hacerme consciente de que el alma es inmortal y que no sólo somos habitantes de este mundo terrenal o físico sino que nuestra alma es viajera constante, ya que pasa por un proceso de reencarnaciones, es decir, que hemos vivido incontables experiencias en diferentes vidas, en diferentes planos dimensionales. […] Las experiencias dolorosas u oscuras siempre son un catalizador para la madurez y el aprendizaje y deberíamos agradecerlas en lugar de victimizarnos. Que el amor es la sustancia elemental que mueve a nuestro ser y que todos somos uno, un gran organismo formado por cada uno de nosotros. Esto es lo que quiero transmitir por medio de mis obras, para aportar aunque sea un pequeño grano de arena en este proceso del despertar de conciencia del alma humana.

 

Encontramos también en la obra de Lancaster una diversidad de temas, aunque también un estilo único de plasmarlas.

  • ¿Cada creación tuya, por así decirlo, tiene un alma diferente? ¿Una misión, un objetivo?

-Así es, cada lienzo es una historia diferente. Todas mis pinturas narran historias, más que un pintor me considero un escritor que narra historias por medio de imágenes, líneas, trazos, texturas, colores y formas. Una sola de mis obras puede narrar un fragmento de una gran historia, del inicio de los tiempos, de otras dimensiones, de las múltiples realidades que vivimos en este mismo instante.

Tiendo a resumir historias en personajes. Uno sólo de ellos puede explicar todo un mundo. Creo también en la vida inteligente en otros planetas: es totalmente egocéntrico pensar que el universo infinito sólo nos albergue a nosotros como vida inteligente. Muchas de mis historias plasman a estos seres que llegan a mi mente de forma espontánea.

 

Para goce del lector, Ricardo Lancaster nos explicó una de sus obras. Su historia, su esencia y también su presencia.

Título: ‘Adonai/Mensajera de Luz’

  • “Soy el aliento divino del cosmos. El eterno latido de la energía en movimiento.

Soy el anciano caminante, el buscador de estrellas. Soy la tierra y el aire, el fuego y el agua. Recurso inagotable, sustancia elemental. Soy la magia entre mis manos, la luz infinita del amor. Soy el susurro silencioso de mis ancestros, la espiral áurea generadora de vida. Soy la ausencia y la presencia, la divinidad y lo terreno. Soy el triángulo índigo que resplandece en el cielo y mi carne es un vehículo que contiene ese secreto. Soy la polaridad que activa el movimiento, un espíritu libre que danza sobre las olas del tiempo. Soy acción y creación, esa partícula diminuta que se funde con el origen. Soy la llave y soy la puerta.

SOY NADA… PARA SERLO TODO.”

 

Esas palabras llegaron a mí en un sueño. Se presentaba este ser y yo flotaba en el cosmos. Esta deidad comenzaba a decir estas palabras. Desperté para bocetarlo y comencé a pintarlo ese mismo día.

  • Es interesante cómo en cada pintura las ideas se concretan en colores y trazos. ¿Cuáles son sus procesos creativos?

-Existen varios factores que facilitan mi proceso creativo, rituales que canalizan la información que flota en el subconsciente.

Acostumbro encender un incienso de copal para purificar el espacio en donde trabajo. Siempre escucho música, es un catalizador enorme que hace fluir la creatividad. Medito para callar mi mente. Después, coloco un lienzo en blanco frente a mí y tomo un tiempo para verlo, sentirlo y escuchar que es lo que tengo que hacer con él. Selecciono una gama cromática y comienzo a arrojar pintura sobre él, dejo que las manchas se muevan solas y todo comienza a fundirse. (Esta etapa para mí es como abrir un portal, ya que esas manchas liquidas me remontan al principio caótico del universo en donde todo era gas y polvo de estrellas).

Una vez que se seca esta primera capa coloco el lienzo en mi caballete y lo contemplo un buen rato, hasta que poco a poco comienzan a manifestarse las imágenes, personajes, escenarios, historias emergen de las manchas, las trazo con un lápiz o algún color para después detallar y darles vida, o más bien “traerlas a esta realidad”. Este es uno de mis rituales creativos.

  • Las piezas que podemos contemplar se basan en el subconsciente, en los sueños y cuando la realidad los toca. ¿Qué piensa entonces del surrealismo?

-Pienso que es una de las corrientes artísticas más originales y que se conectan con el subconsciente humano a niveles muy profundos, además de ponerle atención al lado onírico. Dos puntos importantes en mi pintura.

También observamos el tema de la vida en otros planetas, como deidades o seres superiores a nosotros.

  • Mencionaste también acerca de los extraterrestres ¿Qué hay de ellos?

Hablar sobre los extraterrestres es un tema demasiado amplio, profundo […] Comencé a tener contacto con ellos desde hace mucho tiempo, por medio de los sueños, meditaciones, viajes astrales, experiencias con las plantas de poder, y en mi proceso creativo mientras pinto un lienzo suelen manifestarse a través de la consciencia. Los llamo “seres de luz” o “Hermanos Cósmicos”. Son seres de una densidad más elevada de conciencia. Han catalizado nuestro despertar de conciencia, nuestra evolución en los ciclos cósmicos. […]

Tomo como canal el arte para compartirle al mundo estas visiones y estos mensajes que canalizo y así aportar un granito de arena a l proceso evolutivo del ser humano.

Mi nombre es Ricardo Lancaster Jones y soy artista plástico y diseñador gráfico. Tengo 28 años y soy de Sinaloa, México, tengo dos años viviendo en México DF, dedicándome 100% al arte. Mi más grande pasión es la pintura, la cuál impregno con temas como la magia, lo divino, lo cósmico, los sueños, seres o deidades de otras dimensiones.

Ricardo Lancaster cuenta ya con una obra que habla por sí misma. Como el autor lo explica, es un mensaje atemporal, una voz de mil sonidos y ojos de todos los colores. El estar aquí y el estar allá. Nos ha abierto una puerta para poder contemplar el infinito en su máximo esplendor.