Si hay un cantante que me ha hecho mirar melancólicamente por la ventana de un camión en la carretera imaginando que mi vida es una película ha sido Sufjan Stevens. Este músico y su guitarra son una combinación inspiradora para miles de melodramáticos, es por eso que el anuncio de un nuevo disco causó emoción y ganas de escuchar todo ese combo de nostálgicas canciones folk.

a2231815864_10

Este álbum llega tras la muerte de la madre de Sufjan, Carrie, tras perder la batalla contra el cáncer. No es de extrañar que, por esta razón, el disco entero sea una reflexión sobre la vida y la muerte. El estadounidense dedica once canciones a recordar que la muerte llegará en algún momento y que todos los segundos que la vida regala son un tesoro que se debe apreciar.

Las letras de las canciones son odas en las que Sufjan reflexiona sobre los momentos que le hubiera gustado compartir con su madre. A pesar de ser un álbum prácticamente autobiográfico, es fácil identificarse con él y sentir nostalgia por las épocas pasadas.

El disco comienza con Death With Dignity, una pieza tranquila y dulce: “What is that song you sing for the dead?”. Le sigue el sencillo titulado Should Have Known Better, en el cual el músico se aprovecha de su guitarra para crear una atmósfera sentimental: “Be my rest, be my fantasy”. En All Of Me Wants All Of You, Sufjan demuestra que su voz es perfecta para ese tipo de canciones, incluso la adorna con agradables segundas voces: “Now all of me thinks less of you”.

please credit © Denny Renshaw

El ritmo del álbum cambia un poco con Drawn To The Blood pues es un poco más rápida pero igual de triste y melancólica: “What did I do to deserve this?”. Eugene reafirma el hecho de que este es un disco lleno de emociones: “Still I pray to what I cannot see”. Fourth Of July es la canción más directa para resumir el tema del álbum, es decir, que la muerte es inevitable: “We’re all gonna die”. Sufjan canta de una manera sumamente dulce, otra prueba es The Only Thing“How do I live with your ghost?”.

Sigue la canción que le da nombre al álbum, Carrie & Lowell, en la cual decide agregarle un simbolismo más complicado a sus letras: “Shadows and light conspiring”. John My Beloved es una canción aún más lenta y nostálgica: “I love you more than the world can contain”. La gran riqueza del álbum radica en las letras de sus canciones, en la recta final aparece No Shade In The Shadow Of The Cross: “Drag me to hell in the valley of the damned”. Blue Bucket Of Gold cierra el melancólico álbum de una agradable manera: “Just when I want you in my life”