Para una banda que acaba de cumplir 40 años de existencia es complicado reinventarse o seguir vigentes en un universo musical que avanza probablemente más rápido que nunca, pero para Debbie Harry y compañía no es más que el siguiente paso en su ya mítica trayectoria.

Ghost Of Downloades justamente lo que no esperarías de Blondie y es obvio desde el principio, este álbum tiene una enorme influencia de ritmos latinos y caribeños, en especial de la salsa pues la banda incorpora a las percusiones como un elemento principal.

Es un disco que amerita mencionar a cada una de las canciones que la componen y eso es lo que haré, comenzando por Sugar On The Side (en colaboración con Systema Solar) y su intro de radio latino que te hace preguntarte si de verdad le diste play al disco correcto, más bien suena como un disco de cumbia que te acabas de comprar en el metro pero más adelante Debbie Harry nos da una muestra de su versatilidad haciendo una canción muy bailable con una colaboración bastante salsera que pocos nos esperábamos.

Le sigue Rave (con Miss Guy) y un brusco cambio de ritmo que nos lleva hasta los beats y es mucho más parecida al new wave ochentero que Blondie maneja tan bien. A Rose By Any Name (con Beth Ditto) se vale de un coro pegajoso para hacernos mover los pies, una de las canciones mejor logradas del álbum que no dudo que podría convertirse en un single muy exitoso.

Llega Winter, una canción con más influencia electrónica y rock, tal como en los viejos tiempos, una canción un poco más tranquila. Con I Want To Drag You Around Blondie nos comprueba que su música ha logrado romper la barrera del tiempo y reinventarse para deleite de otras generaciones.

I Screwed Up, es punto y aparte, pues el apoyo de Los Rakas le da un estilo que incluso entra en el terreno del reggaeton de manera muy experimental y como si esa mezcla de estilos no hubiera sido suficiente lo siguiente es un cover de Relax de sus contemporáneos Duran Duran, una versión más lenta que la original pero sin duda con el estilo de ambas bandas, este cover cuenta con la participación de Keilah Baez, Felicia Dennis y Keisha Williams.

La segunda mitad del disco es menos experimental, desde Take Me In The Night las canciones se vuelven cada vez más new wave. Make A Way nos ofrece un intro de batería y un ritmo optimista, siguiendo con Mile High, el tema más electrónico, la voz de Debbie es dulce y acorde a prácticamente cualquier género que quiera cantar.

Euphoria recurre de nuevo al sonido caribeño aunque esta vez no es tan predominante como antes, Take It Back le devuelve la vida a la pista de baile, un tema electrónico fresco que prueba una vez más que Blondie se adapta a cualquier situación, por último está Backroom para cerrar en el ritmo que comenzó sólo que de manera un poco más tranquila.

Si me pidieran definir este álbum en una sola palabra yo elegiría “bailable” así sin más, una fiesta en toda la extensión de la palabra aunque definitivamente es un gran cambio de estilo entre la banda que inició y la que tenemos ahora plasmada en este disco. Si lo que buscas es revivir los hits de la agrupación norteamericana no lo vas a encontrar aquí.