ian_brown_the_stone_roses01_website_image_jdwk_wuxga

Desde hace poco menos de un mes los chicos cincuentones de Manchester empezaron a poner en marcha su plan para viralizarse un poco y tener ese regreso trinfal que la banda necesita.

Tal como pasó en aquel Coachella en el que incluso tuvieron que cambiar horarios con Blur la semana siguiente por su poquísima relevancia para los americanos, su plan no funcionó.

Los pósters que adornaban las calles de las principales ciudades anglosajonas de las islas con un gran limón sólo consiguieron emocionar a los pocos redactores de la NME que no estaban ocupados dando “reload” a la página de Radiohead.

Al parecer el fracaso está destinado para Ian, John, Remi y Mani desde su regreso.

Pero no todo está tan mal, hoy en la mañana lograron hacer un poco de ruido con el anuncio de su nuevo sencillo… el primero en más de 20 años de la agrupación, la prueba más importante de la razón de su reunión.

Entonces llegó esta canción, grabada en Church Studios y producida por Paul Empworth… Suena a una canción de The Stone Roses sin lugar a dudas. Los riff de guitarra de John pegajosos y con vida propia están ahí, al igual que esos rasgeos shoegazeros de fondo y los delays en la voz de Ian. Sonoramente atrapante, la banda logró recrear perfectamente lo que hacía en el 89.

La lírica será completamente estúpida, pero por lo menos los fans del madchester tienen a su banda predilecta de nuevo haciendo música, la única que puede hacer esta música.