Mujercitas Terror, el secreto mejor guardado del under, ha vuelto de su primera gira europea en las que estuvieron por Alemania, España, Hungría y República Checa.
Con su sonido devastador pero con acento porteño, se largaron los tres encapotados de negro a cruzar el Atlántico, armados con sus tres discos, el último con salida en noviembre del año pasado, listos para destrozar los nervios y mentalidades de primer mundo.
Tuve la suerte de poder sentarme junto a Daniela Zahra y Marcelo Moreyra para que nos cuenten los pormenores del viaje, de la salida de su Fiesta Muda, aunque costó, un poco de ellos, pudimos discutir de libros un poco…

Mujercitas Terror

Mujercitas Terror

Antes del viaje, la salida del disco demoró un montón, tres años. ¿Qué pasó en el medio?
D: A mi me pasa que en mi cabeza todo fue muy rápido.
M: Podría haber salido un año antes el disco. Pero era complicado grabar. Los tiempos se van atrasando de acuerdo a tus posibilidades, si te dicen “bueno, tenes un estudio para grabar mañana” y bueno, arreglas los temas y después viene editar. Todo lleva una cosa lenta. Se da que todo el disco lo hicimos con Andrés Cáceres, que también produjo mi trabajo solista, Envidia. Primero hicimos un demo y también grabó un vivo que también se llama Fiesta Muda, que está en YouTube. Después hicimos el demo y después lo grabamos. Todo un proceso para grabar, porque él también tiene otros trabajos.
D: A Andrés nosotros lo llamamos Batman, desde que lo conocemos aparece cuando lo necesitamos. Aparte es muy Batman, él, fisicamente.
M: Después salió la última mezcla con Nicolás Kalwill que si lo hubiésemos hecho más apurado lo hubiéramos mezclado solo con Andrés. Necesitábamos alguien que nos ayude un poco más con las mismas. No queríamos perder lo que había hecho Andrés pero veíamos que precisaba una vuelta de tuerca. Nicolás nos dio el poder mezclarlo con ecualizadores análogos, el sonido más crudo. Esta bueno que haya demorado, no teníamos apuro. Hay que respetar los tiempos de trabajo, sino sos como un desesperado.
D: Nunca nos manejamos de esa manera, es algo natural. Para los demás pasa mucho tiempo, pero para nosotros es muy importante respetar la naturalidad.
M: Me gusta como suena, se entienden las letras, salió un disco que me gustó para escuchar.
D: Estuvo genial haberlo grabado con Andrés, porque en la Fiesta Muda, él es el DJ y el habernos visto tantas veces, nos entendió muy bien y supo como hacerlo funcionar. Es complicado porque nosotros cantamos a la vez, y no queremos grabar las cosas por separado, suena de un vivo el disco. Son tomas y tomas, pero siempre en vivo. Vas eligiendo y eso demora.
mujercitas2

Vamos al disco en sí. La poesía del disco tiene mucho más que ver con la infancia, no me voy a poner a preguntar qué influencias tienen… Mueven muchos temas pero siempre con un cristal infantil muy oscuro como “Rosemary” o “Promess”.
D: “Rosemary” surgió cuando nació la sobrina de Marcelo. María, su hermana, no sabía como ponerle a la nena. Entonces nosotros yendo a la clínica, pensamos en Rose, y llegamos y dijimos que ya tenemos el nombre y nos dijo que se iba a llamar “Celeste” y el nuestro era “Rosa”. Entonces después con “Celeste” hicimos un montón de cosas, hicimos un video de Envidia, la tapa de un simple que nos editaron en México es ella. Celeste es nuestro fetiche, siempre solíamos hacer cosas para la banda. Y el tema “Rosamary” habla un poco del cambio de ella y como que le dejamos de interesar. jajaja
M: Es como una carta, más que una canción. La había hecho en el piano y terminó en ese lado.

Este mundo inventado que tienen los discos de Mujercitas Terror, ¿a qué se debe?
M: Las historias tienen que tener algo real, porque sino es muy difícil. Siempre vivo como transportado a la infancia, a la vez, con mi vida me encargué de no tener responsabilidades para no arruinar ese mundo. Me funcionó mejor vivir en esas historias, siempre hay influencia, pero procuré que nada me influyera. Con el tiempo me fui abriendo un poco, pero todo provenía o proviene de momentos que pasaron y en mi cabeza las voy escribiendo. Viste cuando agarrás el lápiz y te ponés a escribir? Así me sale.
mujercitas1

Pasemos al viaje, cuéntenme, ¿en que lugares estuvieron?
D: Estuvimos en Barcelona, en Madrid, en Valencia, Bermeo, Vittoria, Tolosa, Murcia, Alicante y volvimos a Valencia, todo en España. Después fuimos a Budapest.
M: Teníamos una fecha en Austria, nos salió mal una movida y la tuvimos que cancelar. Veníamos con una camioneta con el driver por España y perdimos un poco el sentido. Después República Checa, Berlín y después volvimos a tocar a España.
D: También tocó Envidia – el proyecto solista de Marcelo Moreyra – en una librería, que estuvo buenísimo.

¿Cómo es cantarle a gente que no sabe tu idioma?
M: Eso no me pasa tan solo con el idioma, sino que también en España, suponete que también te entienden pero no es así. Las letras no son tan personales, las letras de la banda, las cuales son también social. Cuando cantamos los temas, las letras es lo que más me importa. Y cantarla, y más a otra gente, es raro. A veces no coincidían en unas cosas, otras coincidían más, pero ponele cuando cantas sobre cosas que tienen que ver con cosas de acá, con momentos de acá. Y a la vez me hacía un poco estar acá.
Si tenés una banda que canta sobre minitas o sobre amor, tal vez es lo mismo cantarla acá que cantarla dónde sea. Pero como tenés una banda… mmm.., no sé, punk, las perspectivas son diferentes.
D: A mi me pasaba que pensaba que no me estaban entendiendo. Acá también a veces
siento que cantamos en otro idioma. Me dije que no voy a meter en este pensamiento porque no da. No es tanto el idioma, sino el mensaje.
M: Cuando el mensaje parte de algo puro, podes entrar en cualquier idioma que va a entenderse. Y cuando realmente cantamos dónde no se hablaba español, la gente tal vez nos entendía más. Porque hay también una comunidad latina, los alemanes hablan mucho español.
D: Pensaba que cuando viajemos, antes de ir, ¿no? que acá como somos visto como raros, allá no iba a pasar. Sin embargo, no era como yo pensaba… se nos acercaban, nos preguntaban ¿ustedes qué son? llamábamos la atención.
M: Nos pasó de hacernos amigos de gente de la calle, de empezar a conocer pequeñas historias. Nos pasó de ir a un bar y conocer a uno que se llamaba Rayner y como que se volvía loco con nosotros, decía que éramos fantasmas. Hasta incluso más que acá alterábamos el paisaje. Era lindo igual. Cuando hicimos la primera fecha en Alemania, era una cabaret, era un lugar chiquito, el sonido medio pobre. Después volvimos a España, que tocamos en el festival RUIDISMO, en Murcia. Que es un festival que se hace en muchos bares. La de Budapest también fue buenísima, se llenó. Después de tres fechas en España volvimos a Alemania, a un lugar que se llamaba Urban Spree, que ya era un lugar más posta, unas cajas terribles. Ahí cerramos y fue la fecha más fecha. En Alemania grabamos dos temas.
mujercitas4

¿Cómo fue la seguidilla?
D: Metimos en un momento seis fechas seguidas. No me podía dormir.
M: Era muy loco porque tampoco podías dormir y se iban sumando días y días sin dormir. Y se iba sumando la mugre de fumar y fumar y hablar y hablar. Estuvo re bueno, y la banda siempre funcionó perfecto.
D: Estuvo muy bueno comprobar que estábamos en condiciones físicas para hacer frente terrible raid de fechas. Aunque no lo pensábamos. Una cosa es una fecha por semana, que volvés a tu casa y listo. Acá no, era otra cosa fantástica, por eso me encantó, nos comprobamos que podíamos hacerlo. Más allá de todo, de Europa, de las fechas, de todo, de lo obvio, a nosotros como banda nos causó mucho, nos alimentó de energía. Tuvo de todo, no te voy a mentir, pero fue hermoso. Yo conocía España, de cuando era una niña , nunca me olvidé del Sol de España, como si fuese que el Sol en España fuese diferente. De hecho estoy escribiendo un cuento sobre eso. Y cuando volví, me di cuenta lo que me había llamado tanto la atención. Es como si el Sol original fuese el de España, y el resto son diferentes Soles que mandan a diferentes partes.
M: El desierto, es increíble.

¿Cómo llegan a organizar esta gira?
D: En realidad nosotros siempre la quisimos hacer, pero siempre sentimos que no era el momento, como lo que hablábamos de los discos. Siempre lo hacemos de la misma manera.
M: Siempre era “no voy a poder juntar plata para irnos de viaje”, pero al final vivimos todo el año para eso.
D: Después, las fechas iban saliendo… La que no salió de Viena era de una chica que vio que íbamos a ir y nos invitó. Carmen Burguess, de Mueran Humanos que, vive allá hace bastante nos ayudó mucho con las fechas también
M: Era mucho más vivir, y vivir, y se nos pasaban cosas por hacer.
D: No había tiempo para pensar en todo lo que uno quería hacer.

También sucede que uno arma la fantasía de lo que va a ser “su” gira europea y después esta la realidad:
D: A mi lo que me pasó es que nunca dejé que entrara la fantasía en mi cabeza con respecto a la gira, fui, justamente, sin expectativas y que pasara lo que tuviera que ser. Y así fue. Tuvo sus cosas maravillosas y sus cosas terribles, pero lo bueno es que para la banda nos sirvió. Pensá que vivimos dos meses juntos. Hasta lo malo fue bueno. Nos conocemos mucho más después de esto, y eso que nos conocemos hace años, pero no este nivel.
M: Mirá que en México también estuvimos así, pero allá teníamos un grupo de gente que nos llevaban de acá para allá. Esto vino a sellar algo distinto. Es diferente el impacto también cuando volvés. A la banda le sirvió muchísimo esto. Por el hecho de tocar bastante, probarnos a nosotros mismo que podíamos hacerlo. Bah, siempre lo creí. Y lo sigo confirmando.
D: La banda es como un escudo, esta bueno tener ese poder. Ante nosotros mismos. Uno también se boicotea, pero yo siempre vi a Mujercitas Terror como una fuerza que excede a nosotros, a la poesía, y ella siempre decide.
M: Estos dos temas que grabamos en Berlín vienen un poco a mostrar eso. “En el futuro” y “Nieblash”, queremos hacer un vinilo en siete pulgadas. Queríamos registrar nuestros momentos, y eso fue de las cosas más importantes que hicimos en el viaje.
mujercitas12

¿Qué canciones son las que disfrutan más de tocar en vivo, pensando en todo la gira que tuvieron?
D: A mi me pasó que en “Pájaros Descuartizados” fue como la canción que sentimos más. Iba bastante bien por dónde estábamos… Y los nuevos, los dos nuevos.
M: Fue genial tocar “Rosemary” u “Ojo de Vidrio”, porque eran lugares que no nos conocían. Preparamos una lista especial para la gira, con temas de los tres discos, y tocamos algunos que no veníamos tocando últimamente y estuvo bueno. Era como una especie de lista didáctica… Mujercitas Terror for Strangers!

Dada la construcción poética que tienen, ¿qué libros, de los que han leído, los han marcado?
M: A mi me marcó Adriano VII de Barón Corvo, Memorias de una Enana, Rimbaud, Jim Tomsons… La última salida de Brooklyn. Podría decirte miles.
D: A mi Silvina Ocampo me sigue marcando.
M: El que más me marcó fue el de Barón Corvo… es un libro al que siempre vuelvo, Frederick Rolfe. Otro fue Ritual In The Dark de Colin Wilson. La Juguetería Mágica de Angela Carter.
D: Ahora estaba leyendo de Carrol, El Hombre que Amaba a las Niñas. Alicia en el País de las Maravillas nunca lo leí… estoy esperando a ser más grande… o más chica.

Escúchalos en Spotify.