Cada día estamos más acostumbrados a la violencia, guerras y muertes por la búsqueda de dinero y poder, el sufrimiento de algunos y la ganancia de otros. Esto es parte de lo que nos presentan las cintas de 12 Horas Para Sobrevivir (The Purge), cómo son las personas en su lado más primitivo y sanguinario.
En 12 Horas Para Sobrevivir: El Año de la Elección (The Purge: Election Year), James DeMonaco incorpora los conflictos políticos situando la historia en el año de las elecciones. Dos años después de la entrega anterior (The purge: Anarchy) DeMonaco nos recuerda desde el principio cómo es el mundo de la purga, lleno de locura y extravagancia.

purge1
Estas elecciones nos muestran por un lado a los Padres fundadores, quienes están a favor de la purga ya que creen que purifica sus almas, además de que los beneficia económicamente. Por el otro lado está Charlie Roan (Elizabeth Mitchell), quien fue víctima de la purga años atrás y perdió a su familia trágicamente. Ella busca poner un fin a la violencia y a esta terrible “festividad”. Su guardaespaldas es el ya conocido Leo Barnes (Frank Grillo), el héroe de la cinta anterior, quien tras perdonar la vida del asesino de su hijo, también busca ponerle fin a la purga. Pero las cosas salen mal cuando quitan los privilegios a los políticos y Roan se vuelve el objetivo de los Padres fundadores en la noche de la cacería.
Algo que aporta esta entrega es un toque de humor efectivo, pero en algunos momentos los diálogos son algo exagerados y no logran impresionarnos ni darle credibilidad a los personajes. En pocas ocasiones nos hacen reflexionar sobre cómo esta historia se relaciona con la realidad, la violencia y el peligro en el mundo actual.
DeMonaco nos presenta el conflicto entre lo moralmente correcto y la morbosa naturaleza violenta del hombre. Por un lado tenemos a los fieles creyentes de que al liberar la violencia renacerán y olvidarán todos sus males y por el otro a los que luchan por conservar su humanidad. Al mismo tiempo es una lucha por poder y dinero, en la historia los ricos siempre han sido los principales purgadores y los pobres las víctimas. Un claro ejemplo de cómo ésta búsqueda de poder puede alejarnos de nuestros valores y cómo el morbo lleva a algunos a cometer actos horribles e inhumanos.

purge2
Igual que en la entrega anterior, la historia de divide siguiendo a diferentes grupos de personajes que terminan cruzando caminos a lo largo de esta caótica noche. También presenta al clásico protagonista que parece invencible y puede pasar por todo peligro sin perder el estilo. Además, del lado de los Padre Fundadores nos muestra personajes sin valores, lo peor de lo peor, quienes tienen poder y buscan más, entrando en la locura.
Con estas películas todos nos preguntamos ¿Qué tan extravagantes será la próxima vez? y aunque 12 Horas Para Sobrevivir: El Año de la Elección retoma muchos elementos de la entrega anterior, también ha avanzado en cuanto a lo estrafalario, lo llamativo de sus personajes y las mórbidas situaciones que presenta. Por ejemplo, uno de los puntos que tiene a favor es el vestuario, el uso de máscaras que ha sido icónico desde la primera cinta y que llega a ridiculizar la enferma mentalidad de los purgadores.
En cuanto a la edición, la película se va por lo seguro, retoma el estilo de la cinta anterior haciendo uso de slow motion y montajes dramáticos de la misma acción desde diferentes planos. También nos presenta las ya familiares transiciones para explicar cuánto tiempo ha pasado entre escenas.

purge3
El uso de los colores es similar al de la cinta anterior, las calles se bañan entre colores rojizos y verdes, una relación entre el infierno que es estar afuera durante la purga, el peligro en cada esquina y la enfermiza bestialidad de las personas.
Otro punto a favor es el soundtrack eficaz y dinámico que contrasta con el horror que se nos presenta visualmente. Esto nos adentra en cómo piensan los personajes, la diversión que encuentran en actos atroces. También emplea efectos de sonido que nos sumergen en el suspenso de la cinta.
En 12 Horas Para Sobrevivir: El Año de la Elección, la historia continúa y no parece forzada, dentro del mundo de la purga hay infinitas posibilidades e historias de lo que podría pasar antes, durante o después de esas 12 horas de horror. Y aunque esta entrega permanece en lo ya habitual, da una buena continuidad haciendo buen uso del suspenso y lo extravagante sin resultar aburrida ni innecesaria.